Patio13 | Manuela Gómez Valencia y Sebastián Aguirre Orozco: Nuestra práctica en Berlín
„Patio 13 – Schule für Straßenkinder“ ist eine internationale Bildungsinitiative der Pädagogischen Hochschule Heidelberg und der kolumbianischen Lehrerbildung („Escuelas Normales Superiores“), an der namhafte Universitäten in Deutschland (Heidelberg und Freiburg) und in Kolumbien (Universidad de Antioquia, Medellín, und Universidad Externado de Colombia, Bogotá) beteiligt sind.
Patio13, Patio 13, Strassenschule, Straßenkinder, Straßenkids, Sozialpäd, Sozial, Einrichtung, Konzept, Hilfen, systemisch , Jugendarbeit, Menschen, in, besonderen, Problemlagen, Drogen, streetworker, Jugendhilfe, Kolumbien,
15617
single,single-post,postid-15617,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,side_menu_slide_from_right,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.1,vc_responsive
Mädchen_Berlin1

Manuela Gómez Valencia y Sebastián Aguirre Orozco: Nuestra práctica en Berlín

 

El siguiente informe

es una sistematización de las principales experiencias que tuvieron lugar durante nuestra estadía en Alemania durante el semestre de verano con el soporte de la organización Don Bosco Misión.

En primer lugar se recopilan los aprendizajes obtenidos durante la práctica realizada en Berlín con “jóvenes en situación de calle” mediante la organización KuB, ya que se pretende tomar ideas del modelo de trabajo social de la misma para cualificar la intervención del proyecto Patio 13 en la poblacion vulnerable de Medellín, Colombia.

Posteriormente se presenta el proyecto “Patio 13 sobre ruedas”con una descripción detallada del concepto y de los asuntos organizacionales que serán implementados con la introducción del bus para nuestra atención a la población en cuestión, nociones que surgieron principalmente de un proceso de adaptación del trabajo social observado en Berlín a las condiciones de nuestro contexto.

A continuación se da a conocer el subproyecto “Juntos bajo las estrellas”, el cual se desarrolló durante nuestra práctica en la “Casa de la Astronomía” de Heidelbergcon el propósito de recrear un enfoque de “pedagogía móvíl” para niños y jóvenes provenientes de contextos vulnerables, modelo de enseñanza que se implementará en el área de intervención pedagógica del proyecto “Patio 13 sobre ruedas”.

Finalmente se plantean los retos y las proyecciones que deben ser asumidas para que todas las ideas desarrolladas se materialicen realmente en Colombia y se consoliden de manera sostenible a través del tiempo, de modo que se produzca un impacto positivo en la población atentida.

Marco Contextual

Durante seis semanas entre los meses de Agosto y Septiembre del año 2014tuvo lugar la práctica que nos permitió adquirir conocimientos fundamentalespara comenzar a consolidar el proyecto “Patio 13 sobre ruedas”. Dicha práctica fue realizada en trabajo cooperativo con la organización KuB (Kontakt- und Beratugsstelle), una institución sin animo de lucro que surgió en el año 1971 en alianza con la policía y la “Administración del senado de la juventud”para atender a los niños yjóvenes que huían de sus casas desde diferentes partes de Alemania y se concentraban en las grandes plazas de Berlín.
A partir de este momento y hasta la actualidad, su tarea principal ha consistido en brindar un sistema integrado de ayuda para encontrar conjuntamente con esta población, los caminos de salida del circulo vicioso “Criminalidad-Prostitución-Drogadiccion”, al que conduce la vida en la calle.
La organización ha desarollado un sistema de ayuda particular que comienza con el trabajo social realizado en los puntos críticos de la ciudad de Berlín, a través de un bus en el que se suministran alimentos, bebidas, articulos de higienes, pruebas de embarazo y condones; y se presta adicionalmente un servicio de asesoría, acompañamiento e intermediación con otras organizaciones o con la sede central de la organización.
La sede central consiste en un conjunto de oficinas en donde se encuentran los puestos de atención de los trabajadores sociales, una cocina grande, un comedor con capacidad para 30 personas apróximadamente, las habitaciones para jóvenes que pueden amanecer allí por máximo 15 día en un mes,un cuarto de lavado, un jardín y baños con duchas separadas para hombres y mujeres.
Allí se ofrecen servicios complementarios como:
• Sleep in: Alojamiento de emergencia
• Beratungsstelle: Asesoría
• Clearing und Krisenbewältigung: Compensación y superación de crisis
• Tagesstrukturierende Freizeitangebote: Ofertas de actividades de tiempo libre
• Offene Kreativangebote : Actividades abiertas de tiempo libre: pintar, dibujar, alfarería…
• Theater Projeckt
• Begleitung und Vermittlung in weiterführende Hilfen: Acompañamiento y mediación con otras organizaciones de ayuda
• Asesoría médica, veterinaria (Test rápido de VIH)
• Rechtsberatung: Asesoría jurídica
• Suministro de comida y bebidas
• Distribución de articulos de higiene, pruebas de embarazo y anticonceptivos
• Servicio de lavado de ropa
• Chatberatung

Caracterización de los “jóvenes en situación de calle” en Berlín


Alexanderplatz es un punto de referencia para todos los jóvenes que vienen de diferentes partes de Alemania huyendo de los problemas de su hogar. Este lugar es percibido ráidamente por ellos como un espacio ideal que les permite sentirse libres de barreras, conseguir independencia y encontrar nuevas personas, en compañía de las cuales pretenden descubrir un estilo de vida diferente alejados de las presiones sociales.

Al llegar a la calle, hallan efectivamente una amplia oferta de posibilidades, que no dudan en tomar con el fin de obtener nuevas experiencias y estar así en sintonía con el resto de sus pares.

Poco a poco comienzan a cambiar su apariencia física, manifestándo así un tipo de resistencia contra las reglas ycontra el órden comúnmente establecido. La mayoría suelen tener sus cabellos pintados con colores intesos y llamativos, usan en su rostro una gran cantidad de pierciengs -en especial cerca a la naríz y a la boca-, traen expansores y su piel se encuentra cubierta con tatuajes que normalmente consisten en símbolos relacionados con la muerte, tales como calaveras, cuerpos de personas expresando sufrimiento, fechas memorables y recuerdos de seres queridos fallecidos. Sus prendas de vestir están sinembargo en buen estado, sus zapatos son de buena calidady sus celulares son modernos.

Con el paso del tiempo, estos jóvenes aprenden a reconocer los horarios y los lugares frecuentados por las diversas organizaciones que se hacen presente en los puntos críticos de la ciudad para brindar alimentación, medicamentos y detrás de ello un lugar donde dormir y asesoría especial para resolver diferentes tipos de problemas personales.

Un habitante que frecuenta “Alexanderplatz” expresó claramente en una ocasión, que en Berlin “ningun habitante tiene porque morirse de hambre”, puesto que todo el día se puede estar recorriendo las diferentes organizaciones de apoyo,obteniendo comida y ropa con gran facilidad.

Por medio de la atención de dichas organizaciones, comienzan a realizar los procesos necesarios para obtener el respaldo económico del Estado, hasta obtener un lugar de residencia fijo y una cuota mensual de aproximadamente 400 Euros para los gastos personales.

Con estas comodidades y la presión social de su círculo de amigos, se ven rápidamente atados a este nuevo estilo de vida, que los sumerge normalmente también en el consumo abusivo de drogas y alcohol.

Finalmente, la burocracia estatal es uno de los principales problema con los que se encuentran los jóvenes en el momento de buscar alternativas para abandonar dichas condiciones, puesto que inmediatamente se chocan con extensos procesos, reglamentos, diferentes lugares y cientos de cosas por realizar, que les dificulta llevar a cabo las diligencias.

De igual manera, en la búsqueda de un nuevo lugar para dormir, sea en una habitación o en un propio apartamento, se enfrentan con la dificultad de que los precios son demasiado altos para pagar la renta y hay una gran probabilidad de que los mismos aumenten con el paso del tiempo, lo cual es imposible de sobrellevar teniendo en cuenta las deudas que deben pagar al Estado, a las instituciones bancarias o a empresas privadas por contratos, servicios adquiridos o multas por viajar en el tranpsorte público sin un pasaje válido.

Street work: Nuestra experiencia con el “Mädchenbus”

La jornada de trabajo comenzaba cada día a las 2:00 pm en la sede central de la organización, con la preparación de los alimentos y demás articulos que serían distribuidos posteriormente en el bus.

Cuando todo estaba listo aproximadamente a las 3:30 pm, sin importar las condiciones climáticas, nos desplazábamos con uno o dos trabajadores sociales hacia Alexanderplatz , hasta llegara un lugar ubicado detrás de la torre de televisión (Fernsehturm), cerca de St. Marienkirche, un punto de encuentro ya conocido por los “jovenes en situación de calle” que frecuentan esta zona.
En el lugar se ubicaban algunas sillas plegables con una mesa en el centro y se abría inmediatamente la puerta de atrás del carro, en donde se encontrabantodas las cosas que se ofrecían gratuitamente, entre las cuales se encontraban comunmente alimentos como panes (con queso, con jamón o mixtos), refrescos (de naranja, de manzana, tee frío), frutas (manzanas, bananos…) algunas verduras (pepino, cebolla, pimentón), dulces, huevos cocidos y para el cuidado personal: cepillos y cremas de dientes, máquinas de afeitar, curas, desinfectantes, preservativos, entre otros.

Poco a poco los jóvenes se iban acercando para pedir lo que deseaban comer en el momento o empacar. Algunos permanecían allí un tiempo y otros se alejaban algunos minutos después. Aproximadamente a las 6 p.m. se comenzaba a limpiar todo el lugar, para partir de nuevo hacia la sede central.

El contacto que observabamosde los jóvenes con los trabajadores de KuB era muy cercano, ya que la mayoríade ellos se sentían en confianza para contar sus experiencias y relatar los planes que tenían para el día a día. En una ocasión, por ejemplo, uno de los jóvenes contó abiertamente que conseguía su dinero robando bicicletas y motos, que más tarde revendía por precios económicos.

Algunos jóvenes actuaban aveces de modo extraño, impulsados seguramente por el efecto de las drogas. Ante dichas situaciones, los trabajadores sociales reaccionaban siempre con rigurosidad, haciendo explícitas las normas fundamentales de la organización, tales como la no agresión física o verbal y el cuidado de las instalaciones con las que se presta el servicio.

Reconceptualización de los términos “Pobreza” y “Joven en situación de vulnerabilidad”


La práctica en la calle con la organización KuB nos permitió comprender que los terminos “Pobreza” y “Jóven en situacion de calle” son supremamente relativos y dependientes del contexto de referencia.

Al hablar de pobreza en Colombia, se hace alusión a un conjunto de situaciones sociales que alcanzan condiciones inhumanas de miseria, por las cuales muchas personas mueren de desnutrición, de hipotermia, de enfermedades que podrían ser tratadas en centros de salud o en medio de luchas por el territorio y por el dominio del negocio de las drogas, que resultan siendo la última salida para sobrevivir.

A estas difíciles circunstancias se enfrentan día a día los “jóvenes en situación de calle” de un país como el nuestro, que hasta ahora ha estado buscando posicionar un mercado estable para resolver los cientos de problemas derivados de la violencia, la pobreza, el narcotráfico y la delincuencia, quedándose así sin los recursos suficientes para atender a esta población desamparada.

La “pobreza” adquiere sinembargo un sentido diferente, cuando se nombra en el contexto de una super potencia mundial como Alemania, con un sistema de bienestar social gracias al cual todos sus ciudadanos, independientemente de sus condiciones de vida, tienen derecho a recibir aproximadamente 400 Euros mensuales por parte del Estado, un lugar para vivir y hasta ofertas de formación.

Con esta nueva connotación, el término “jóvenes en situación de calle” designa también otra realidad, que casi siempre está más bien relacionada con personas entre los 13 y los 25 años de edad que pasan la mayor parte de su tiempo en plazas centrales de grandes ciudades como Berlín, a pesar de contar con una vivienda propia proveniente de la propia familia o del Estado.